Si continúa utilizando este sitio, acepta nuestra política de cookies

¿Con cuántos meses se sienta un bebé?

 Debes saber que lo habitual es que tu bebé podrá sentarse a partir de los 3 meses de vida, aunque con ayuda. Además, tendrá poco equilibro para mantenerse sentado sin balancearse hacia un lado o hacia atrás.

Un bebé observa el mundo de manera diferente durante los primeros meses de vida, ya que la mayor parte del tiempo está tumbado boca abajo o boca arriba y la perspectiva no es la habitual. En otras palabras, solo puede ver lo que le rodea de la misma forma que el resto cuando un adulto lo coge en brazos.

Sin embargo, cuando consiga sentarse, comenzará a ser más independiente y podrá explorar su entorno desde la perspectiva correcta. Por tanto, este es un paso muy importante en el desarrollo del bebé.

Cuando el peque va creciendo y los músculos del cuello comienzan a tener más fuerza, ya va siendo capaz de levantar la cabeza. Una vez que el bebé consigue esto, busca una mano del adulto que tenga al lado e intenta mantenerse sentado, pero se cae rápidamente. Esto es porque los músculos de un bebé se desarrollan despacio. En cuanto tu hijo o hija desarrolle esos músculos por completo, se sentará sin ayuda.

No te alarmes y se paciente, pues aunque hay una media de edad en la que los niños empiezan a sentarse, no siempre es así y pueden tardar más tiempo. Puede que, por ejemplo, tu primer hijo empieza a andar antes que el segundo, pero que el segundo empiece a hablar antes que el primero. Es completamente normal y cada bebé va a su ritmo.

¿Cómo se sienta un bebé solo?

Entre los 4 y los 7 meses, el peque aprenderá a sentarse por sí solo. ¡Al fin conseguirá estar sentado sin apoyarse ni pedir ayuda! Es durante estos meses de edad cuando los músculos de su cuello, espalda y piernas están completamente desarrollados.

Eso sí, será muy normal que el bebé se caiga hacia atrás o hacia un lado cuando intente estar sentado. De hecho, lo más común es que no consiga estar en esta postura durante más de 1 o 2 segundos. Por ello, trata de estar siempre a su lado para evitar que pueda caerse o lastimarse.

Aunque lo normal sea que esto ocurra entre los 4 y los 7 meses, algunos bebés no consiguen esto hasta los 8 meses o más. Así que, como te hemos dicho antes… ¡no te preocupes! No hay prisa y esto no supondrá ningún problema en el desarrollo físico de tu hijo o hija.

Entre los 7 los 9 meses, el bebé ya debería mantenerse sentado durante varios minutos. De esta manera, disfrutará de una vista más cómoda y real de la vida, podrá usar sus brazos y tendrá las manos libres para alcanzar objetos y examinarlos. Así, irá descubriendo poco a poco un mundo nuevo.

Una vez que el pequeño aprende a sentarse, comienzan las siguientes etapas del desarrollo físico: primero empiezan a gatear, luego consiguen ponerse de pie y, finalmente… ¡a caminar!

bebe niña aprendiendo a estar sentada sola

Técnicas para animarle a que se siente

Si tu peque todavía no ha conseguido sentarse y está en los meses indicados para ello, puedes motivarle con juegos y técnicas para ayudarle a fortalecer sus músculos. A continuación, te damos algunos consejos:

1. Tumba a tu bebé en una manta en el suelo y boca arriba. Agárrale los bracitos y tira un poco de ellos. Así, el bebé se intentará levantar hasta conseguir sentarse. Después, túmbalo otra vez. De esta manera, estarás ayudándole a fortalecer los músculos de su barriga, a la vez que será un juego para él o ella. Repite este ejercicio varias veces.

2. Sobre la misma manta, tumba al bebé otra vez boca arriba. Coge un juguete que le guste y ponlo encima de su barriguita. Aquí, tu bebé tratará de estirarse para poder alcanzar el juguete, fortaleciendo así la musculatura de la espalda.

3. Coge al bebé y siéntalo en tus piernas, mirando hacia ti. Agárralo con tus manos y haz balanceos hacia adelante y hacia atrás. Con este ejercicio, harás que los músculos de su espalda se fortalezcan y se divertirá a la vez.

4. Para ayudarle a reforzar la musculatura de la nuca, coge otra vez la manta y pon al bebé boca abajo. Enséñale un juguete que le guste y el peque levantará la cabecita.

5. Utiliza un sonajero. El sonido hará que tu hijo o hija se mueva hacia una posición sentada determinada.

Espero que te sirva aunque sea un poquito y por supuesto que te haya gustado. Déjanos tus comentarios o tu experiencia.

¡Gracias y hasta pronto!

Imagen de Marisa Sias en Pixabay / Imagen de amyelizabethquinn en Pixabay

Share

Añadir un comentario